Siempre decimos que la visita a nuestro Pozo es una experiencia única, una visita que no puede llevarse a cabo en ninguna otra parte del mundo: conocer la mina real y experimentar por uno mismo el trabajo del minero durante una jornada laboral: picar, barrenar, dar tira.

Y como mina real, tenemos problemas reales, problemas “de la mina”. Eso es lo que sucede estos días, que hemos cerrado nuestro pozo a visitas al haberse detectado una combustión en una capa de carbón explotada años atrás. Aunque la combustión está lejos de la zona de visitas, mientras duran los trabajos de confinamiento de la combustión, por precaución, hemos decidido suspender las visitas. Ya sabéis todos que la seguridad es la principal preocupación en nuestra empresa. Todas las cautelas son pocas.

El problema está en las mejores manos: la Brigada Central de Salvamento Minero, el personal de postminería de HUNOSA y los mismos guías de Sotón que, como todos sabéis, son mineros.

En breve esperamos retomar nuestra actividad habitual de visitas al interior de mina. Ya sabéis, una prueba más de lo que os prometemos en la visita. Sotón es la mina real, no un museo.

¿Dónde estamos?